SEVILLA

Datos del Pueblo

Villanueva Del Ariscal

Pueblo

Tipo de Entidad: Villa: Villanueva del Ariscal

Municipio

Villanueva del Ariscal / Comarca: Aljarafe

Provincia

Sevilla

Comunidad

Andalucia

Habt. / Ine 2004

4764

 

Ayuntamiento

Dirección

Plaza de España, 1

Código postal

41808

Teléfono

954 11 30 35

Fax

954 11 39 61

Oficina Turismo

Contactar con telf. citado

Web Oficial

Villanueva Del Ariscal

Web de Interés

Villanueva Del Ariscal Tierra de buen vino, Bodegas Gongora

E-mail municipio

villanuevariscal@dipusevilla.es

En un principio fue villa romana y posteriormente alquería árabe. En el repartimiento de Sevilla fue dada a la Orden de Santiago en la persona de su maestre Don Pelay Correa, en 1253. Desde fines del siglo XIV fue constituida como centro administrativo y judicial de las villas y lugares pertenecientes a la Orden de Santiago en el Aljarafe, y en ella se creó una vicaría dependiente del priorato de San Marcos de León, hasta que, creado el obispado de Llerena, quedó como dependencia intermedia entre el priorato y la vicaría. En 1831 dejó de ser cabecera de la Orden de Santiago.

Tiene como monumentos destacados la Iglesia Parroquial de Santa María de las Nieves (siglo XVIII), la ermita de San Miguel y la hacienda Pata de Hierro. Tierra de buen vino, especialmente el mosto.

Como cuna de buen vino, ha consolidado fecundas fiestas, como la de la Vendimia, en Septiembre. Son días importantes el Corpus y la Inmaculada, por sus procesiones.

Para comer Mesón Leo, Mesón Don Pepe, y Mesón Teo; para tomar copas muchos bares y tabernas típicas, como El Melao, El Mellizo, Avelino...; para comprar mosto Muñiz y el Coco; Discoteca Alándalus. En verano se abren muchos bares de juventud.

DECRETO 513/2004, de 19 de octubre, por el que se declara bien de interés cultural, con la categoría de monumento, el inmueble denominado Bodegas Góngora, en Villanueva del Ariscal

El complejo de las Bodegas Góngora -denominado también Hacienda Pata de Hierro- reúne destacados valores de carácter histórico y etnológico.
Surgidas posiblemente a finales del siglo XVI, han constituido durante siglos uno de los principales referentes vitivinícolas de Villanueva del Ariscal, localidad con tradición bodeguera en una zona, el Aljarafe sevillano, con importante historia en esta industria. Dentro de una población cuyo urbanismo está marcado por las huellas de otras muchas instalaciones que han perdido el uso, las Bodegas Góngora han mantenido su actividad sin solución de continuidad y se conservan hoy en pleno funcionamiento.

La evolución técnica y el crecimiento que en los últimos cuatro siglos fueron llegando al complejo han dejado su impronta en él, permitiendo obtener en el mismo espacio una singular y representativa muestra de la dinámica cultural y de los distintos sistemas de producción, haciéndolo un lugar donde, gracias a la conservación del utillaje, de la magnífica prensa de viga, de los inmuebles y de la continuidad de los usos, fácilmente se puede practicar una completa y diacrónica lectura de los procesos de elaboración y almacenaje del vino.

En la actualidad, bajo la denominación de Bodegas Góngora, se aglutinan una serie de unidades catastrales contiguas, resultado de un proceso de anexión de propiedades, que comprenden construcciones de producción, de almacenamiento y de carácter residencial.

La instalación primitiva comprendía vivienda, lagar y lugar de almacenamiento o bodega. La vivienda, de dos plantas, ocupa parte de la actual parcela 005, desarrollándose en dos crujías: una paralela a la calle Santísimo Cristo de la Vera Cruz y otra perpendicular a ella. En la intersección de ambas crujías se situaba la escalera que comunicaba ambas plantas, desembocando en el nivel superior en una galería a la que se abrirían las estancias. Esas crujías definían dos frentes del patio doméstico; el tercero lo cerraría el muro de la bodega y el último quedaba abierto a la parcela. Diversos avatares segregaron la vivienda, levantándose un muro que divide la crujía de fachada y el patio, además de construirse una nueva ala.

A continuación de la vivienda se disponen, perpendicularmente a la fachada, las naves de producción, transformación y almacenaje, realizadas mediante muros de carga y cubiertas de cerchas de madera con cubrición de tejas a varias aguas. La más próxima a la vivienda tiene un primer tramo que se abre a la fachada mediante cuatro huecos, de los cuales, los dos inferiores, dispuestos a una cierta altura sobre el pavimento, servían para descargar la uva desde los carros.

La nave contigua es la que alberga la viga, que se comunica con la del lagar a través de grandes arcos de medio punto. Queda definida por dos muros divergentes sobre los que apoyan cinco cerchas de madera de par y pendolón, sobre las que se dispone la tablazón y la teja.

La prensa de viga es un extraordinario ejemplar, muy bien conservado, de estos mecanismos preindustriales que raramente han llegado a nuestros días. Tiene una longitud aproximada de 17 metros desde la «culata», parte empotrada en la capilla u hornacina de la torre de contrapeso, hasta la «cabeza» o «cola». Forma una sola pieza hecha a base de grandes escuadrías de madera de pino Flandes sin sangrar, ajustadas al corte y alguna, en su parte más alta, ensamblada con empalme de «rayo de Júpiter». La torre de contrapeso que completa el mecanismo de la prensa de viga es un prisma macizo -necesario para absorber los empujes transmitidos por la viga durante el prensado- que se eleva sobre las cubiertas adyacentes rematándose por un tejadillo a dos aguas de teja árabe.
Las naves destinadas a bodega, la de «La Eusebia» y «El oscuro» son de mayor longitud que las correspondientes a las de la viga y el lagar, presentando trancos con forjado plano.

A continuación de ese núcleo primitivo, el complejo va extendiéndose a base de naves construidas de modo similar: muros de carga y cerchas de madera atirantadas con cables metálicos, sobre las que se dispone una cubrición de teja árabe a dos aguas. La primera extensión la constituye la nave denominada «Del 91 al 126», de alineación también perpendicular a la fachada, que en su tranco intermedio se abre al patio de labor al que ofrece una portada moldurada de ladrillo sobre la que se sitúa un escudo de piedra.

A continuación de la antes citada y formando con ella una L en planta, están las cuatro naves llamadas «Bodega del 79», «Bodega de las criaderas», «Bodega de la huerta» y «Bodega del americano». Entre ellas se define el acceso más representativo, tratado como una portada de ladrillo visto rematada con una especie de almenado. Se cierra con una gran reja de fundición.

En el patio de labor, cerrado en su lado este por la «Bodega de la Virgen» y por el norte por otras construcciones auxiliares, destaca el pozo.

Fuera del recinto que engloba las construcciones descritas, hacia el sur, se extiende un gran vacío en el que se detectan dos sectores. El previo al complejo, que constituye una amplia superficie de albero compactado en el que se ofrece el acceso representativo antes citado y por el que se llega directamente alas oficinas de dirección y administración, y una zona ajardinada en laque son de mencionar las palmeras, algunas de gran porte y antigüedad. (ministerio de turismo)

Licencia de Creative Commons Licencia Gnu Sosua